El FC Karpaty es un proyecto de inversión social, uno de los objetivos clave del cual es la creación de una sociedad sana, basada en juventud fuerte y talentosa. Nosotros somos conscientes de que solo algunos se convertirán en futbolistas profesionales; sin embargo, nos vamos a sentir orgullosos de haber educado a verdaderos ucranianos, patriotas de su país natal, gente educada e instuída.

La filosofía del desarrollo del fútbol infantil y juvenil se cimenta en varios pilares, con arreglo a los cuales se forma la conciencia y se desarrolla la aptitud física de futuros futbolistas. Los entrenadores del Karpaty junto con los padres de los niños preparan a las jóvenes generaciones para la vida adulta, generando su desarrollo integral. Los entrenamientos en ningún caso pueden desviarse del programa escolar establecido, ya que la apuesta de la directiva del club por formar la plantilla del primer equipo del Karpaty a base de sus propios discípulos prevé no solo el desarrollo deportivo, sino intelectual de éstos.

La tarea prioritaria del FC Karpaty estriba en que en nuestro club desde la infancia a los niños se les enseña a jugar al fútbol disfrutando. Y eso es fundamental, porque para los pequeños futbolistas el buen juego debe estar por encima del resultado. Cualquier jugador nuestro es una persona abierta y honesta. Necesitamos personalidades intelectuales, inteligentes, creativas y libres, que sean capaces, de vez en cuando, de apartarse de las normas generalmente aceptadas y al mismo tiempo que, en general, entiendan la línea general. Procuramos que los niños sean autoexigentes, que estén concentrados en los estudios, entrenamientos, partidos u otros desafíos a los que se enfrenten. Nosotros no admitimos en absoluto cualquier desprecio, desconfianza y falta de respeto a los compañeros y al rival.

La misión de los discípulos del FC Karpaty consiste no solo en mejorar constantemente sus destrezas profesionales y logros deportivos. Los pequeños jugadores deben ser orgullosos del privilegio de llevar dignamente el nombre de la ciudad de Lviv, popularizar su ciudad natal en Europa y en el mundo. El discípulo del Karpaty debe aspirar al desarrollo armónico de su personalidad, tanto como deportista de alta clase, como persona fuerte, como portador del espíritu del Karpaty.

El educando del Karpaty está dotado de ambiciones sanas y orientado hacia el resultado. El discípulo del Karpaty juega al fútbol a pecho descubierto y de corazón. Los jugadores del Karpaty corren el riesgo en el terreno de juego, pero es que el fútbol es riego y sin riesgo no hay victoria.

El fútbol es un juego para valientes de corazón. Los educandos del Karpaty pueden ir perdiendo en el terreno de juego, pero ellos nunca dejan de luchar. Los entrenamientos no solo tienen que corresponder a la edad de los niños, sino que ser divertidos. Es su familiarización con el fútbol, y ésta no tiene que dejar recuerdos negativos. El objetivo principal de los entrenamientos es el desarrollo general de las capacitades motoras. El objetivo secundario consiste en instruir a los niños en los principios fundamentales de la técnica y táctica del fútbol.

Nosotros damos a nuestros jugadores todo lo mejor que tiene a disposición el club: mejores condiciones, mejores entrenadores, mejor tiempo, mejor música, mejor ocio, mejor enseñanza y mejores posibilidades de autoaprendizaje. Confiamos en que los niños den lo mejor de si mismos. Y las esperanzas deben ser ambiciosas, de tal modo que demanden de quienes han de lograrlas. Iniciativa, autoorganización, responsabilidad: esas tres palabras son las que los niños deben grabar en su memoria para siempre.

El jugador debe respetar obligaciones que se asignan al futbolista del FC Karpaty y querer llegar a debutar profesionalmente con este equipo. Para eso hay que seguir unas pautas importantes como cuidar su nutrición y descanso, y también tomar todas las medidas necesarias para prevenir lesiones y recuperarse después de éstas.

El jugador del FC Karpaty siempre debe comportarse adecuadamente, tanto en el equipo como en la vida personal. El comportamiento del futbolista del FC Karpaty tiene que ser ejemplar. El jugador debe ser puntual en todo lo concerniente al equipo: salida del autobús, entrenamientos, convocatorias, comidas, etc. Todos los jugadores deben llevar la ropa que les da el club en todos las actividades del grupo. Nosotros representamos el FC Karpaty, por eso el comportamiento nuestro en los partidos de fuera, en los hoteles debe reflejar la cultura de nuestro club.